cosas de la vida, peladas de cable... se aceptan sugerencias



 jueves, febrero 23, 2006 (1:31 a. m.)
"Mina diferente"

Desde chiquitita que soy "diferente". O como dicen por la buena onda, "especial"... rara de frentón, los que tienen la confianza.
En el jardín, las tías apostaban (y no me daban de ganadora, precisamente) a que tenía algún desorden neurológico o por lo menos siquiátrico, sólo porque pintaba todo con un lápiz: todo verde, o todo azul, o todo rojo... pero era sólo flojera!!!; si pintaba todo de un sólo color era porque me daba lata cambiar de lápiz. Nadie creía cierta una explicaicón tan simple. Incomprendida desde pequeña.
Después, en el kinder, aprendí a leer sola (wow!). Y tenía todos los protagónicos en las obras representadas, sólo porque leía y tenía buena memoria (wow! x 2). Pero era tan patética, que me ponía a llorar cuando me atrasaba en las tareas (wow! x 0)... lloré una vez porque no alcancé a terminar de rellenar una bandera chilena de cartón con bolitas de papel... después me amurré y me fui de la sala a comer (créalo, así de parada). Claro que el cartón medía kilómetros cuadrados y las bolitas tenían 5 nanometros de diámetro, o sea, terminaría el día del loly (cuando uno es chico, exagera todo, sólo cuando es chico, ja!). Y como tenía cero tolerancia al fracaso, demostrada esa y otras ocasiones de "incompetencia hecha infante", las tías (de lujo, de nevo), le recomendaron a mi vieja que se preparara, porque seguramente terminaría desertando del colegio, ya que mi capacidades se limitaban por mi carácter. O sea!... a los 5 años ya menoscababan mi autoestima. Cómo puedes hablar del CARÁCTER en un párvulo!!!... todo eso, sumado a los constantes insultos y hurtos de colación, por parte de mis "amigos", me hacían sentir de pelos (uuuy, mucho). El destino no era muy prometedor.
Ya en el colegio, parecía que la profecía no se cumpliría (no sería loser, después de todo), pues me iba bien sin que estudiara (wow! again)... participaba en todo, era el típico canapé-multitalentos-todo-el-curso-me-odia. Qué triste. conversaba más con los adultos que con mis coetáneos... si los niñitos no tienen tema!. De qué les iba a hablar, si los prepúberes no ven noticias, menos leen los diarios!. De hecho, me acuerdo que muchos de los libros que me hacían leer en el cole, yo ya los había leído años antes, por gusto. Parecía que al final, si era una loser.
En fin, en mi época "liceana" y tras pasar inclusive por la moda pop (era fan de spice girls... qué lindo momento!), terminó de gestarse el proyecto de ser humano que se veía venir.

Y ahora que lo pienso, daba (?) miedo. Imagínense una loca (sí, loca... de orate, no de "mujer") matea, anti pop, anti cambio fecha de pruebas, anti minas vestidas mijita rica, anti maquillaje, anti todo lo que pueda tener un atisbo de empatía y/o popularidad... heavy. Y a todo eso, súmenle lo de canapé-multitalentos-todo-el-curso-me-odia, que se mantenía... si hasta llegué a bailar "solista" en el grupo folklórico (y también salí en "la pérgola de las flores", por un 7!!). Era (?) una DARIA cualquiera... si hasta tenía UNA amiga, de la misma onda. Y hasta el día de hoy nos vemos.

Muchos pensaron que al salir de la cár... perdón, colegio, volvería a ser una persona "normal". Pero no. Después del colegio vino la época de vestirse oscuro, el piercing en la lengua, los cambios de look: pelo rojo, negro, etc... hasta el més recién pasado, que fue amarillo, azul y hasta verde (por error). De hecho, cuando la gente me conoce, no me cree a lo que me dedico, porque tienen la típica imagen del ñoño con anteojos redondos que no carretea ni tiene vida (mis anteojos son ovalados... y con marco alternativo, jajaja).

Y creo que siempre me ha gustado ser diferente, porque si fuera una tipa común y silvestre, todos me ignorarían... y eso, mi ego no lo permite. Como me describí una vez "la gente me ama o me odia, y creo que eso me gusta". Y ser diferente es mi sello, para los que me conocen y para los que están en proceso de conocerme.

Así era mi vida, hasta que en un intento por reivindicarme, por estar bajo la camapana de Gauss (ñooooña), decidí ser rubia (y vestirme normal).
Mi vida cambió de un día para otro... gente desconocida me decía que me veía bien (porque soy blanca... y no tengo las raíces negras). No exagero. De repente "me puse linda", calzaba en todas partes y, lo más curioso, a todos les caía bien. A la vez yo, losermente (loserly?, jajaja), empecé a creerme el cuento.
Hasta que en una reunión de amigos (que gracias a dios no son como los babosos de "friends" [si, la odio, nunca la vi, perdonden]), uno de ellos me dice: "dani, se te ve bien, pero lo tuyo es la MINA DIFERENTE". Me mató!.

En 2 milisegundos (o menos), me di cuenta de una cosa... de dos realmente. La primera de ellas, que estoy puro parando el dedo con el pelo rubio... si aunque se me ve natural y todo, siempre rejuré que jamás lo probaría, porque me parece una rotería monumental esa costumbre de la fémina lationamenricana, más bien empeño, de renegar de lo que se le da. Si no tienes la suerte de ser agraciada o, en su defecto, tener ascendencia europea, que nos suaviza los rasgos (ojo nos... ya me bajó la eugenesia, jajaja)... sorry, es lo que hay... y mala suerte los hombres, ya está bueno eso de preferirlas rubias (ya me creo cierto el mito de la inteligencia rubia [sorry las blondas]). La segunda es que, haga lo que haga, estoy condenada a ser una "mina diferente". Es una lata, considerando que en este país se derriten por las dueñas-de-casa-geishas-sin-opinión-me-callo-digo-a-todo-que-sí... personas que por lo general son hipócritas y mojigatas... atroz!...

Si usted es hombre, tiene entre 16 y 26, es inteligente, culto, lee el mercurio y the clinc (y a ninguno le cree)... o simplemente lee, y busca una mujer de 21, con opinión política, económica y social; con una carrera que la desarrollará y le dará idependencia (de pensamiento y económica)... una mujer que habla fuerte y es capaz de decrile al mesero cuando algo del restorán no le gusta... que odia a marco antonio solís (y todo lo que se le parezca), disfruta riéndose de ella y del resto (sin fingir compasión)... que no soporta que la mandoneen y a la vez no es mandona (inteligente emocional)... que le dice "hola, buenos días al micrero" mostrando el pase escolar y que más encima, es medianamente bonita, por favor, contácteme al correo que aparece en el perfil... y simplemente escriba: "las minas diferentes, tienen esperanza" (no se le ocurra jotear!... jamás! jaja).

Como si me ofendiera que me llamen "rara"!.

PD: la ascendencia europea no suaviza rasgos, no crea todo lo que lee. Sólo cambia colores y extensiones del cuerpo. / quién se considera "diferente" como yo?... díganme, por favor!.

por dani ceroaporte


 miércoles, febrero 22, 2006 (3:37 p. m.)
Bonus Track (5 hábitos más!)

Bonus Track: 5 hábitos más.

De más está decir que, como ya seguí la cadena (vea más abajo), no me voy a mandar el vacunazo de calzar a 5 bloggers más... aunque lo pensé. De hecho, se la iba a mandar a los mismos (broma, los quiero).
Esto sólo sirve para mencionar 5 hábitos extraños míos. 5 hábitos más, mejor pensados, ya que la invitación fue extendida hace algunos días. De paso, agradezco el morbo de Álvaro, culpable de este vómito compulsivo de información.
Advierto, como fueron mejor pensados, son más freaks que los primeros.
1.- Me como la sandía en rodajas. Tal como lo lee. Me encanta ser la primera en partirla... así la hago a mi gusto. Primero la parto a lo ancho (no a lo largo, como se hace usualmente, creo) y de una de las mitades, corto una rodaja perfecta que cabe justo en un plato bajo. Una vez en el plato, le saco la cáscara dejando la fruta con sus pepas y corazón, intacto!. Sagrado con sandías vírgenes.
2.- Siempre que escribo algo en papel, pongo, primero que nada, la fecha y un título. Y es SIEMPRE en este formato: lunes, 20 de marzo 2008 (por ejemplo)... con minúsculas y en el borde superior izquierdo. El título va debajo, centrado, con la primera letra de cada palabra en mayúscula (salvo los conectores). Cuando se puede, lo hago con un color diferente al del resto del texto. Excelente para estudiar!.
3.- Este es harto mamón, pero... que va!. Siempre después de que tiembla, y este si que es sagrado, llamo a mi abuela para saber como está. Me encuentre en el lugar que me encuentre lo hago, porque mi abuela le tiene pánico a los temblores... al punto de que la pobre sale corriendo a la calle, sin sentido práctico. Se tupe entera. A mi, me dan igual los temblores, hasta me gustan un poco (remecen mi vida!). Me da susto que le pase algo a ella... mamona!.
4.- Como en época de estudio me levanto todos los días a la misma hora, salgo de mi casa ídem y llego a la esquina también a la misma hora. Y siempre el semáforo está en luz roja. Ante eso, oprimo invariablemente el boton de "pulse para cruzar", un total de 15 veces seguidas, rápidamente. Creo que está de más mencionar, que siempre es el mismo semáforo (en la misma esquina).
5.- Esto es ya ultra freak, creo. SIEMPRE que veo por primera vez a alguien... cuando me presento (o me presentan) por primera vez con una persona, sea quien sea, lo primero que miro, son las manos... y me paso los medios rollos. Me fijo en el color, en el estado de la piel, en las uñas (largo y limpieza), si puedo tocar(las), en la temperatura... en el largo de los dedos, en los nudillos... en TODO. Trato de hacerme una imagen del estado emocional, laboral y nutricional de alguien... freak. Lo peor, es que la medicina solo ha acentuado mi costumbre. Y me da pavor que me sorprendan y me pregunten "¿qué miras?". Jamás me casaría con alguien de manos descuidadas. Me gustan los hombres con manos finas... dedos largos, blancas, frías... uuuy los amo!. Estoy mal, lo sé.

Eso sería, comente no más!

por dani ceroaporte


 miércoles, febrero 15, 2006 (5:54 p. m.)
Gatito, gatito (2ª y final) / Yo sí tuve San Valentín

Entre postear 2 veces cosas muy malas, prefiero escribir un sólo post que sea mediocre.

-Gatito, gatito (2ª y final).
Hasta que se llevaron al gato. De verdad lo quise. Hasta fue bautizado por mi familia como "gonzalo francisco". Duele cuando te deja alguien a quien le has dado hasta un nombre... pero así es la vida; parece que en mi futuro de soltera (idealmente estilo sex & the city), ni un gatito figura.
Eso, porque creo que se enfermó por mi culpa.
Después de venir a buscarlo, mi amigui (término veraniego producto de la ausencia sináptica) lo llevó al veterinario.
Finalmente, su edad era de cuatro meses y no dos, como creí. Tenía un ojo lagañoso que me había esmerado en cuidar, pero que era probablemente causa de un traumatismo (según el veterinario). Además padece de un "cuadro respiratotio", que está siendo tratado con amoxicilina (si, un gato tomando antibióticos!). Por si fuera poco, tiene un herpes en la boca que le impide comer; a esto podría atribuirse su bajo peso...
Como ven, el gato está tuerto porque le pegué (sin querer, se entiende), resfriado porque dormía con la ventana abierta y lo del herpes... bueno, eso no es mi culpa (harta comida que consumía en mi casa el bichito ese!).
Y todo esto no son más que rollos míos, pues el veterinario se encargó de aclarar que todos estos padecimientos, son frecuentes en los gatos chicos. Aún así, no puedo sacarme la culpa... hasta creo que voy a ir a misa.

--------------------------------------------------------------------------------------

-Yo sí tuve San Valentín.
No quería levantarme, pero el teléfono sonó tanto que tuve que hacerlo.
Era mi abuelita invitándome a almorzar, linda ella.
Y en un esfuerzo sobrehumano para superar la "modorra valentiniana" ("amurramiento" de solterona), me levanté para ir a comer un ricos porotos granados!.
Todo iba bien hasta que tomé la micro (si, debo gastar $340 para ir a ver a mi abuela)... iba casi vacía. Casi. Los pasajeros eran 3 parejas que iban pegaditos como lapa, besuqueándose (qué mal gusto!)... cada uno con su respectiva pareja, obviamente... si la micro no era un local swinger. El otro pasajero era un caballero con 6.473 bolsas de supermercado y desde una de ellas asomaba un ramo de flores tamaño "guagua rusa".
A esas alturas, pensé que todo el mundo estaba celebrando, menos yo.
Pero eso no era todo. Cuando ya iba llegando a casa de mi abuela, sin que en el camino apareciera un mísero lobo, se subió a la micro (que ni "tranchantiago" era) un puberto cargando un globo como el chiquitín... o sea, tenía forma de corazón gigante, con carita y risita. Era como el personaje chiquitín, no piensen que se me ocurriría poner una rotería así!.
En fin, llegué, comí e intenté dormir siesta. Intenté digo, porque mis agradables primitos suecos lo impidieron (conste que repruebo el maltrato infantil).
Pero el día no terminó ahí. Mi primo tiene una polola, que a su vez tiene unos padres que me invitaron a una cena de celebración de San Valentín. Que lindo gesto!.

Yo sí tuve San Valentín; invitada absolutamente "extra", soltera y todo... tuve mi almuerzo y cena de San Valentín... envídiame!.

PD: mi día terminó en la madrugada, escuchando canciones dignas de Pudahuel... aunque sin el efecto corta-venas correspondiente / que triste es el amor no correspondido!.

por dani ceroaporte


 viernes, febrero 10, 2006 (9:21 p. m.)
Gatito, gatito

Debido a que las raíces que me estaban saliendo, ya se asomaban por el techo del departamento de abajo, decidí hacer de estos días de vacaciones que me quedan, algo digno de recordar.
Apliqué para diversos trabajos, ya que este año será relativamente liviano académicamente; he intentado juntarme más con mis amigos, y también salir sola y conocer otras personas. Y, obviamente, espero salir de nuevo de Santiago.
Lamentablemente, nada ha resultado, no sé si por mi esencia perdedora (loooooseeeeer) o porque el maldito calor, no me permite hacer una vida normal.
En fin, como último recurso, me ofrecí para cuidar la mascota de una muy buena amiga durantre ocho días, mientras ella está en la playa. Es un gatito. Tendrá 2 meses (creo, no sé). No tiene nombre...
Está conmigo desde el domingo.
El gato anterior de mi amiga había fallecido recientemente... en circunstancias extrañas (se levantó, maulló, suspiró y murió... es tragicómico, pueden reirse).
De hecho, con mi primo (pololo de mi amiga), fuimos a buscarlo el viernes pasado a una casa x, para consolar a mi desolada amiguiu. Atroz. Este lugar quedaba en el paradero 28.523 de Gran Avenida... considerando que vivo cerca del Estadio Nacional, era muuuuy lejos. Además, nos perdimos antes de llegar, a eso de las 2 de la tarde (qué rico!)...
A mí me fascinan los gatos, pero mi relación con éste había partido mal. O sea, tuvimos que ir por él casi al fin del mundo, me arañó todo el viaje. Mal. Pero cómo me iba a negar a cuidarlo... si el imbécil es lindísimo, tiene la carita de monito animado... esa de cuando te miran con pena, con los ojos enjugados en lágrimas.
Así que, a falta de vida social, he pasado estos días cuidando al famoso minino. Me molesta toda la noche, me tiene todo el cuerpo rojito de arañazos, me pide comida cada 3 milisegundos... así y todo, me ha sacado del letargo veraniego y me ha hecho reír.

Pero no deja de preocuparme su posible toxoplasmosis (entre más uno sabe, más se persigue, jajajaja), aunque creo que ya tengo (para saber más de esta parasitosis, clickea acá... no es información como la que me enseñaron, pero sirve).

Lo inquietante de esto, es que parece una especie de profecía autocumplida: todos me imaginan en el futuro soltera, en un departamento y viviendo con un gato... por qué será, si soy tan agradable!.

No tendré perro que me ladre, pero sí un gato que me ronronee (y me necesita!).

PD: nótese que este post logró tener un trasfondo medianamente educativo. / quién quiere ser mi enamorado de san valentín? (sólo intercambiaremos e-cards, jajajaja). / fran... perdiste con el gato.

por dani ceroaporte