cosas de la vida, peladas de cable... se aceptan sugerencias



 lunes, noviembre 14, 2005 (7:57 p. m.)
VI (Ira)

Anger Management. Pude haberla protagonizado.
No me enojo muy seguido. Mentira, me enojo muy seguido, pero lo demuestro pocas veces; o pocas veces se me nota mucho. Y es que hay demasiadas cosas que no soporto: cosas cotidianas como la pasta de dientes apretada en cualquier parte (y no desde la base), o cuando la gente dice "ganarse", "colocarse" o "las narices"; hasta cosas más importantes como la ineficiencia y la tontera. La mentira, de cualquier clase, me descompone el estómago; precisamente ahora, estoy teniendo problemas con un "amigo" por ocultar la verdad, que es lo mismo que mentir (según yo). Espero lo solucione luego, o hablaré (amenaza de nuevo, de paso).

Creo que mi conflicto con la ira, sólo es igualable al que tengo con la soberbia. Tal vez me enojo muchas veces, porque tantas (y más) creo tener la razón. Me afecta demasiado ver los errores, muchas veces tontos, que comete la gente; me enoja mucho.

Cuando me enojo, doy miedo. Me transformo. Pasa que cuando la ira aparece, no es un simple enojo, es realmente ira (grandes pensadores, jaja). Me explico: es una especie de ataque incontrolable. Siento como si una ola de calor me subiera desde los pies a la cabeza, mi voz se hace más grave y hasta percibo como se me abre más la nariz, para respirar mejor y enfrentar un potencial conflicto. Toda una Mrs. Hyde. Golpeo la mesa, pateo puertas. Y puedo ser muy ofensiva... y sarcástica (más de lo normal). En realidad no grito ni garabateo demasiado, pero soy ofensiva "educadamente". Eso no me enorgullece para nada.

Una vez, cuando iba en el cole (segundo medio, creo); estábamos en el ramo más inútil del mundo, tecnología (el nuevo "técnico manual" en mi colegio), haciendo la presentación de un trabajo. A pesar de lo inútil del contenido, me molestaba mucho que mis compañeros no guardaran silencio para escucharme. En un arranque de ira salí de la sala casi corriendo a buscar al inspector: suspendieron a tres compañeros por mi culpa. Bien feo en realidad, pero considerando que estaba ultra enojada y que ese curso nunca me gustó (era recha de frentón), me da mucha risa recordarlo. Un ejemplo no más de como puedo ser cuando me enojo.

Impulsiva, esa es la palabra; digo (o escribo) cosas que despúes me tienen pensando meses. Pero trato de no quedarme con la rabia acumulada. Ya estoy lo suficientemente estresada, como para hacerlo.

Aunque para desestresarme, sería mejor aprender a manejar la ira (ya que no puedo eliminarla)
Estoy tratando... no me presionen (o me enojo!).


pd: se viene nueva encuesta / se viene pearl jam! / tengo foto / a veces me preocupas mucho, beverly (pa los que saben)

por dani ceroaporte


 miércoles, noviembre 09, 2005 (11:12 p. m.)
V (Gula)

Tener colon irritable, es casi una bendición.
Me confieso una glotona de atar. No como para vivir, vivo para comer. Que terrible!, me encanta comer, es un placer casi orgásmico... y como de todo.
Me encantan las mezclas extrañas o agridulces, pan con: mantequilla de maní y mermelada de mora, queso con mermelada de damasco, mantequilla con mermelada de damasco, pan de anís con palta... paté de ternera (la preferida, ese con mucha pimienta) y mermelada de damasco, puré de manzana con cualquier cosa. A muchos les da asco. Tengo un paladar demasiado particular. Quizás lo heredé, y el amor por la cerveza también, de mi abuela paterna, que es alemana ... los alemanes son extraños, soy una convencida.
Amo las especias. Me gusta que mi cocina hieda a curry, pimienta, ajo... me encanta el olor a ajo, es un fetiche medio freak que tengo. Mi otro "fetiche" son los helados de pistacho y frutos del bosque del bravíssimo. Cómo resistir??!!.
Me gusta la buena comida, la comida cara, la comida de locales conocidos; esa que te cuesta un ojo de la cara, pero que lo vale. Además de glotona, soy una sibarita de tomo y lomo.
Si bien no cocino muchas cosas saladas, tengo un talento, en este caso heredado de mi familia materna, para los dulces, "mano de monja"... de otra forma no podía ser, si soy casi una monja!.
Aunque en realidad no como de todo. Desde hace un tiempo abandoné las carnes rojas y los interiores me dan náuseas, especialmente las prietas y las guatitas (las odio fervorosamente).
Comer me alegra, me tranquliza, me satisface, me llena, me vuelve plena, etc.... debo tener unas carencias emocionales heavys. Nada más explica una compensación tan exagerada.
Lo peor de todo es que como sin culpa, por lo menos hasta cuando me acuerdo de quienes no tienen y termino sintiéndome fatal. Gracias a Dios, creo, ocurre poco. Anorexia y bulima, son las únicas enfermedades que jamás tendría, de eso estoy segura, cómo arrepentirse de un placer como comer?.

Lo más rico que he comido?... estoy entre el panqueque de camarones con salsa de queso y especias... y la ensalada de camarones del coppelia (un aderezo de pelos!). Chileno, sin duda, el pastel de choclo y los garbanzos con arroz. Mejor no sigo.

Que me diagnosticaran colon irritable, sin duda me ayuda a controlar el peso. Pero aún no concibo mi vida sin café de máquina sin azúcar, grasas y muchas otras cosas que amo y me hacen querer morir de dolor. Imaginen que atroz comer y sentir dolores. Camino a la martirización o a la santidad. Sabían que no hay una "santa daniela"?.
Ojalá un sacerdote lea esto y me absuelva, es una verdadera confesión.

Pd: no tengo post data

por dani ceroaporte


 viernes, noviembre 04, 2005 (7:48 p. m.)
IV (Avaricia)

Primero, quiero disculparme por no mantener esta cosa como se debe... lamentablemente, tiempo no es lo que me sobra en estos momentos. Además mi p*to computador es casi inservible cuando tengo problemas de conexión (por eso ni por msn he aparecido), de hecho, estoy en un ciber, parezco una adicta (maldita internet!). En fin, a lo nuestro...

Este pecado si que es difícil de comentar, aparte de estar en un ciber, cagada de calor, la avaricia es una de las cosas que me molesta demasiado de las personas; tanto que me cuesta escribir algo relativamente coherente sin que se me escapen palabrotas.
Mi familia nunca ha sido de plata, por lo menos desde que nací. Antes de que naciera, en mi casa había nana y mis hermanos iban a colegios caros. Digamos que fui un "desajuste de presupuesto", por lo que hubo que apretarse el cinturón en todo lo que se pudiera. Pasamos por colegios particulares, particulares baratos, subvencionados, hasta llegar a los municipalizados.
Varias veces tuvimos regalos de navidad medios chantas, varias veces me quedé con ganas de celebrar mis cumpleaños, simplemente, porque no había plata para hacerlo.

Pero todas esas cosas, al fin y al cabo, son superficialidades. No todos los colegios caros son buenos, los niños se divierten con una caja y los cumpleaños pueden ser memorables si los pasas con tu familia.

Eso sí, en mi casa nunca ha faltado la comida, ni la ropa de buena calidad. Y es que, cuando se trata de comida, cuidados personales, o "pago de sevicios" es realmente una imbecilidad "ahorrar". Conozco a una persona (cuya identidad no revelaré) que prefiere pasar hambre, en vez de comer... sólo porque cree que lo que está a punto de comprar es "demasiado caro". También salí una vez, con un tipo que no dejó propina (y que probablemente leerá esto, jajajaja). He visto gente cuica de frentón que le da $10 a los niños que trabajan en el super. Y así, podría escribir una larga lista, pero no vale la pena.
No soy una persona "generosa" (es la virtud que enmienda este pecado), según el concepto de generosidad nacional: no todos los años ayudo a la teletón, no doy ropa al hogar de cristo, sólo a veces le doy plata a la gente que hace colectas. Pero prefiero ser así, y no utilizar estas "causas" para expiar la culpa de ser una amarrete de mierda, como un gran número de adultos (y jóvenes) chilenos . Le doy la plata a quien realmente la necesita, regalo mi ropa a familiares que la necesitan, y soy donante de órganos (como ejemplo de algunas cosas que hago, no me gusta figurar por "caritativa").

Mis amigos me conocen, cuando tengo plata, la gasto con ellos. A más de alguno he invitado a salir por ahí, o le he pagado un trago, o le he comprado un helado, por ejemplo. Me enoja demasiado la gente que se aferra a la plata... para qué, si así como viene, se va.
Me encanta sentir que gasto mi plata en hacer pasar un rato agradable a la gente; así termina siendo una inversión, no un gasto real.
También los que me conocen, saben que cuando no tengo, no tengo no más. Y tampoco ando llorando cuando me quedo corta a fin de mes (consigo y devuelvo).
Creo que me he privado de tantas cosas a lo largo de mi vida, que me encanta compartir hasta lo que no tengo. Y la situación casi me provoca conflicto. Es que no pretendo ser médico para "amasar una fortuna", sólo quiero tener un lugar donde vivir (en ñuñoa, nada de ostentación)... y si tengo hijos (ojalá), mantenerlos bien. Me duele el estómago pensar que tengo que trabajar por plata, pero así es el mundo. Ya me convencí de eso.
Espero ser capaz de ahorrar por lo menos para una casa, antes de que me bajen los ataques de "amiga-paga-el-piso" todos los meses. Ven que realmente no es tan rentable casarse con un médico!.

Bueno, espero que no sean avaros o terminarán como Scrooge (y el pequeño Tim)... yo no lo soy, (casi)me aproblema tener dinero. Creo que tendré que consultar a un especialista por eso, tampoco es normal (o si?)...

PD: "tomorrow" de Silverchair, especialmente la segunda estrofa, recomiendo /estoy en un pésimo momento, sorry si esta cosa no tiene pies ni cabeza / VOTEN EN LA ENCUESTA Y DEN IDEAS DE QUE PREGUNTAR, JAJAJA / realmente es casi un problema, tengo plata y me gusta gastarla, especialmente con mis amigos... si pololeara, sería yo la de las invitaciones.

por dani ceroaporte