cosas de la vida, peladas de cable... se aceptan sugerencias



 martes, mayo 27, 2008 (5:40 p. m.)
¿Es querer o es amar?

Probablemente, la mayoría de nosotros se ha visto envuelto en la típica discusión "yo te quiero mucho/es que yo te quiero más" con algún amigo, familiar o más frecuentemente, con el pololo de turno.
Y después de pensar un rato en el tema, que es tal vez mucho más recurrente de lo que uno quisiera, me doy cuenta de lo importante que es diferenciar cuánto se quiere de cómo se quiere.
Si nos pusiéramos a pensar en aquéllas personas que nos son importantes, inclusive en todos los que nos rodean, tal vez encontraríamos que empatizamos con la mayoría, sino con todas ellas, simplemente porque somos humanos y al final es imposible que uno pueda ser tan diferente a otra persona. Ahora, cuando decimos respetar a alguien por sus diferencias con respecto a nosotros, tampoco es algo especial, ya que no existe ser humano que sea tan intolerante sin estar enfermo (como Hitler!, jajaja).
Por eso para mí, empatizar con la gente y ser tolerante, no representa tener hacia ellas un "cariño" especial, porque si uno revisara sus relaciones con mayor prolijidad, se daría cuenta que estos componentes están (o deberían estar) en TODAS las relaciones humanas. Esto puede significar que a lo mejor a todos (o por lo menos a mí), nos mueve un sentido básico de "cariño" por la humanidad... lo que siendo ultra cursi, tiene perfecto sentido ¡inclusive evolutivamente!.
Creo que el cariño nace (no) un poco del egoísmo. Ya que cuando logramos "sintonizar" con alguien, es porque pudimos ver reflejados nuestra propia historia en el otro... o el otro es capaz de reflejarla con mayor facilidad que "cualquier mortal". Y es así que mientras más cosas nuestras veamos en el otro, probablemente sea más fuerte el sentimiento de cercanía... más grande el cariño.
Pero creo que hay un par de "detalles" que pueden marcar la diferencia:
1) Querer a alguien por lo que es y NO por lo que puede llegar a ser. Esto podría representarse por la típica situación de la polola que quiere que el pololo cambie de "look" para presentarlo a los papás. Todo mal desde el prinicipio!!!, no puedes comprometerte con alguien (en amistad o amor de pareja), ya con la idea de cambiarle... y la mayoría de la veces es para que se ajuste a lo que nosotros queremos o lo que otros desean para nosotros. Aún si se tratase de un cambio que mejorara la vida del otro, nadie es dueño de manejar a otro... el límite es plantear las opciones, ni siquiera sugerir alguna!!!.
2) Querer a alguien porque nos hace querer ser mejores personas.
Querer a alguien porque nos hace aspirar a ser mejores, puede sonar bastante egoísta... y lo es un poco. Pero si se dan cuenta, la mayoría de las veces las personas que producen esa ambición en nosotros no son quienes quieren que seamos mejores, sino que son los seres que ya nos han aceptado y valorado por lo que somos... y no por lo que podemos llegar a ser!!! (:o!). Y cuando sentimos eso, no es un motivo egoísta el que nos lleva a la superación, sino que es el sentido de gratitud hacia ellos... el querer hacerlos "sentir orgullosos" de tenernos a su lado, todo por habernos querido de una manera tan pura.
Lo curioso es que en las relaciones que marcan profundamente nuestras vidas, ambas características del cariño están presentes... de manera recíproca y complementaria en ambos sujetos en la relación!!!.
Y finalmente, es cierto que no es lo importante cuánto nos vinculamos con una persona... cuánto la queremos, sino cómo la queremos.
Y eso es AMAR!. No es morirte de insomnio porque no puedes dejar de pensar en esa persona, no es morirte de hambre porque de pensar en ella se te hace un nudo en el estómago... eso es enamoramiento, querer mucho, un simple "gustar"; amar es tan simple como querer a alguien por lo que es y que los sentimientos puros de esta persona te hagan querer ser mejor para orgullo de ésta y no sólo por tu bienestar.
Y esa es la gran diferencia entre el amor y el cariño. El cariño nace muchas veces del egoísmo, pero para amar a alguien, es necesario postergarse... paradójicamente sin que la otra persona te deje hacerlo.
Lo difícil es que uno se empieza a dar cuenta de que hay personas que creía amar a las que en realidad sólo se quiere mucho y también existen personas a quienes uno ama profundamente y no se había dado cuenta hasta hacer tooooda esta lata mental... qué heavy!.

por dani ceroaporte